Somos especialistas en barnizados y lacados Madrid centro. En el post de hoy nos gustaría hacer un recorrido por el nacimiento de los primeros barnices y su uso a lo largo de la historia. ¿Sabes que todo comenzó con los antiguos egipcios? Este pueblo utilizaba la resina natural de los árboles para formar la base de los barnices. Su uso más habitual era proteger y darle un acabado brillante a los sarcófagos de las momias, un noble cometido para la época. 

Existen también registros que hablan del uso de resinas de los árboles en las regiones pantanosas cercanas al Congo que eran disueltas en aceite para producir un barniz que se aplicaba en los muebles. Esto sucedía allá por el siglo XVI. Cuatro siglos después, ya en pleno siglo XX, las resinas sintéticas comenzaron a reemplazar a las naturales. 

Existe una curiosa historia que desarrolló en 1904. Arthur Harrison, de Brooklyn, New York era conocido como el mayor experto en el área de materiales a prueba de agua y que fundó la empresa Minwax. La historia cuenta que el obelisco egipcio erigido en el Central Park de Nueva York, y conocido como Cleopatra´s Needle, al ser trasladado del árido clima africano a los Estados Unidos se estaba deteriorando, debido a la diferencia de clima. Para ayudar en su preservación, se convocó a Minwax. Desarrollaron una fórmula líquida que contenía parafina que sellaba la piedra. Utilizaban un andamio de madera, y los obreros se dieron cuenta de que las gotas del preparado que caían en la madera, la embellecían. Esa fórmula fue refinada y a principios de la década de los 50 se lanzó al mercado de consumo masivo. 

En  Lacados Valdivia utilizamos barnices de primera calidad.

Prueba nuestros barnizados y lacados en Madrid centro. Los ofrecemos a precios altamente competitivos.