Como expertos en trabajos de barnizados y lacados en Tarancón, queremos aprovechar este post para hablarte de los métodos más eficaces para proteger los muebles de madera y conservarlos en buen estado.

Una de las mejores maneras de proteger la madera es darle una capa o varias de barniz. Antes de empezar con la tarea, hay que pensar en si el mueble irá en el exterior o si es de interior. En base a eso, seguiremos un proceso u otro.

Para poder comenzar con el barnizado, es imprescindible que el mueble esté seco. Si vamos a trabajar con una mesa o unas sillas que van a estar instaladas en el exterior, te recomendamos aplicar antes un protector impregnante y después dar 3 o 4 capas de un barniz de calidad que proteja adecuadamente frente a los rayos ultravioletas. Para reforzar los efectos, podemos añadir color. De esta manera, los resultados aguantarán durante más tiempo, pues el pigmento actuará como una protección adicional.

Como especialistas en barnizados y lacados en Tarancón, te aconsejamos que apliques un par de manos de barniz tras haber hecho la impregnación en los muebles de interior. Al ser un objeto que no estará expuesto a la luz solar, el desgaste será bastante inferior.

Aparte de los barnices de Lacados Valdivia, como ya habrás deducido, los impregnantes son también unos excelentes protectores de la madera. Al llevar biocidas en su composición, reducimos las posibilidades de que los muebles sean atacados por hongos e insectos. Además, al tener filtros solares, retrasan el agrisamiento típico que se produce con el paso del tiempo.