Como expertos en barnizados y lacados en Madrid Centro queremos dedicar este post a ver de qué forma se lacan las puertas, una opción cada vez más demandada tanto por razones estéticas como prácticas.


Estamos hablando de uno de los procedimientos más utilizados en el sector de la carpintería. Una forma de que las puertas de una habitación sean del mismo color que zócalos y molduras. En Lacados Valdivia te recordamos que el primer paso del proceso será quitar las manillas y las bisagras de las puertas para trabajar más cómodamente. Es muy importante proteger los cantos con cinta de carrocero ya que esa parte no va a ir lacada. Después lijaremos la superficie en cuestión, en la que se va a proceder al lacado. Se suele echar mano de una lijadora con hoja de grano fino. 


Concluido todo lo anterior, hay que retirar los restos de polvo y suciedad que hayan podido quedar. Después se da una mano de imprimación y se deja secar para ir aplicando con un rodillo un esmalte laca satinado de poliuretano con teflón, producto al que se recurre mucho en los trabajos de restauración de madera y en los de barnizados y lacados en Madrid Centro. Para que la superficie adquiera resistencia y dureza se dan dos manos de producto. Es importante dejar secar bien una capa antes de aplicar la otra. Terminado el trabajo se vuelve a colocar la manilla en la posición correcta y la puerta en el hueco que le corresponde. Las jambas también van lacadas en el mismo color.