Nuestro equipo está especializado en realizar barnizados y lacados en Toledo en todo tipo de superficies de madera, ya sea de muebles o suelos. Además trabajamos una gran variedad de técnicas como veladuras o decapés. Todos estos trabajos permitirán poder recuperar maderas dañadas y sin brillo, consiguiendo que vuelvan a lucir como nuevas. Este material consigue generar un entorno confortable y cálido en la vivienda, pero tiene numerosos enemigos. En un artículo anterior os hablamos del sol, hoy os hablaremos de la humedad.

Existen algunas maderas tropicales de árboles muy adaptados a ambientes con una alta humedad que podrán convivir bien con el agua, como puede ser la teca. Sin embargo, la mayor parte de la madera sufrirá la humedad elevada cuando pierdan sus tratamientos de protección.

El primer problema que puede generar la humedad es que al penetrar en la madera hará que esta gane volumen y se hinche. Esto puede ser muy problemático en puertas o cajones que empezarán a generar problemas para ser cerrados.

Cuando la exposición a la humedad es continuada la madera podrá comenzar a pudrirse. En estos casos comenzará a verse como cambia su color. Como especialistas en barnizados y lacados en Toledo sabemos que estas situaciones suelen venir acompañadas de la aparición de moho y hongos. Cuando la humedad en la madera es superior al 20% este microorganismo harán acto de presencia haciendo que la madera se vea ennegrecida.

Aunque la humedad es muy peligrosa para la madera, desde Lacados Valdivia siempre recordamos que en la mayor parte de los casos podrán recuperarse tanto los pavimentos como los muebles que se hayan visto afectados por ella.