Cuando pensamos en negocios de barnizados y lacados en Madrid centro, muchas veces, inconscientemente, nos viene a la cabeza un almacén de botes de barniz y pinturas, una estantería de brochas y un dependiente que nos aconsejará sobre qué producto conviene llevarnos para nuestro proyecto. Una vez adquirido el producto, el resto será coser y cantar.

Dejamos pasar por alto que el proceso de barnizados y lacados en Madrid centro requiere de una formación previa y un conocimiento detallado de los productos a utilizar. Por ejemplo, el barniz a base de aceite necesita disolvente para ser diluido, mientras que el barniz a base de agua necesita un poco de agua extra para su disolución.

Uno de los errores más comunes a la hora de acometer un proceso de barnizado suele presentarse en la fase de lijado. Si no lijamos lo suficiente y de forma homogénea por toda la superficie susceptible de aplicación, la madera no alcanzará la porosidad o aspereza necesaria para que nuestro barniz se adhiera correctamente.

Por otra parte, sucede lo mismo en los lijados posteriores. Usar el mismo tipo de lija para cada capa sin tener en cuenta que para un acabado profesional se deben utilizar lijas cada vez más finas por cada capa extra.

Otro de los desaciertos más comunes suele presentarse a la hora de aplicar el barniz. Es frecuente aplicar demasiado barniz en las pinceladas, encharcando así la madera o, por el contrario, quedarnos a medio camino descuidando partes de la madera y dejándolas desiertas.

Por último, y no menos importante, debemos asegurarnos de utilizar una brocha de buena calidad y en perfecto estado, de tal manera que no deje restos indeseados durante el proceso.

Desde Lacados Valdivia: lacados aseguramos una calidad óptima en todos los procesos de barnizado. Contamos con los mejores profesionales del sector, con años de experiencia y amplio conocimiento en la materia.