Como expertos en barnizados y lacados cerca de Toledo, sabemos que el proceso de lijado es fundamental para realizar una buena restauración de cualquier tipo de mueble. Aprovechando nuestra experiencia en este campo, nos gustaría contarte en este post por qué es fundamental esta fase y cómo debe realizarse para el que el resultado final sea el deseado.

Cuando alguno de nuestros clientes nos trae una pieza antigua por la que siente gran cariño para que nos encarguemos de restaurarla, sabemos que tras su limpieza, viene un proceso de lijado que resulta clave para su recuperación. Para ello empleamos diferentes tipos de lija. Existen lijas bastas, medias o finas en función del grano de su superficie áspera. La utilización de un tipo u otro de lija depende de la naturaleza de la superficie que tengamos que lijar así como de sus características: si está pintada o barnizada, si se trata del primer o segundo lijado que vayamos a realizar…

En nuestro taller de barnizados y lacados cerca de Toledo utilizamos el lijado para eliminar los restos de sustancias que están adheridas a las superficies de los muebles que tenemos que restaurar. De esta manera, esas superficies quedarán listas para recibir nuevos tratamientos de manera homogénea.

Cuando se trata de muebles de madera, es importante lijar siempre en sentido longitudinal a la veta de la madera, teniendo mucho cuidado con la presión ejercida para que la pieza que se está restaurando no sufra ningún daño.

Si tienes muebles viejos de los que no quieres desprenderte, ven antes a consultarnos su posible restauración. En Lacados Valdivia nos comprometemos a realizar un trabajo de calidad cumpliendo siempre los plazos de entrega acordados.