La restauración abarca numerosas técnicas aplicables al mueble en función de la necesidad del mismo, entre las que podemos destacar los barnizados y lacados de Toledo. En ocasiones es necesario acudir a un especialista que pueda tratar y reparar ese mueble que tanto te gusta.

Son variadas las técnicas que acompañan a cada fase en la restauración. En nuestra empresa Lacados Valdivia comenzamos con una exhaustiva inspección del mueble. No sólo buscamos defectos estructurales sino la posible presencia de carcoma o termitas. En el tratamiento aplicamos un producto anticarcoma con un pincel o brocha tanto dentro como fuera del mueble. Después, lo dejamos reposar por un periodo de dos o tres semanas. Se cubre con una gran tela de nilón, casi sellado y cerrado con una cinta adhesiva. Los diferentes gases que desprende el veneno aplicado crearán una auténtica cámara de gas que alejará cualquier insecto del mueble. 

Si el ataque de la carcoma no es muy fuerte se puede combatir inyectando con una jeringuilla el líquido directamente en los agujeros, taponándolos después con cera coloreada. Otro gran enemigo de la madera son las termitas. E, en estos casos  tenemos que sanear la madera atacada y sustituir las piezas muy dañadas e inservibles. Tendremos que matar a las termitas con insecticida y después aplicar un tratamiento químico a la madera.   

Posteriormente se suceden varias fases como son el decapado, el encolado, la sustitución de molduras o piezas, el lijado, la limpieza y el uniformado, el refinado, el tapado de poros, el sellado y el estucado, el glaseado y el pulido. Pero si además quieres que tus muebles sean barnizados y lacados en Toledo con profesionalidad, acude a nuestra empresa, nos avalan muchos años de experiencia.