Como expertos en barnizados y lacados en Guadalajara, sabemos que pocas cosas son capaces de transmitir tanta belleza como la madera recién barnizada. Por eso, en esta ocasión te traemos una serie de consejos para que tu suelo de parquet se mantenga como el primer día.

Que los suelos de madera son muy apreciados es algo que tenemos muy claro como profesionales de los barnizados y lacados en Guadalajara. Pero ocurre que con el paso del tiempo y el uso la capa de barniz que recubre el parquet, este se va deteriorando y van apareciendo arañazos, lo que hace que el suelo tenga un aspecto avejentado y descuidado.

Para cuidar bien el parquet lo mejor es mantenerlo alejado de la humedad. De modo que si le cae agua hay que secarlo inmediatamente. 

Aunque el parquet se puede fregar, se aconseja usar siempre una fregona bien escurrida. Al agua se le debe añadir un producto no corrosivo, mejor si es un friegasuelos especial para madera. Lo que tampoco hay que hacer es abusar del fregado de este tipo de suelos. Normalmente, bastará con pasar la fregona una o dos veces por semana.

Para limpiar el polvo es mejor recurrir a un aspirador (con boquilla especial para madera) que a una escoba. Así se reduce el riesgo de que la suciedad que pueda haber en el suelo lo arañe al ser arrastrada.

Los rayos de sol, si inciden directamente sobre el parquet, pueden dañarlo. En estos casos, lo aconsejable es hacer uso de las cortinas durante las épocas en las que el sol tiene mayor intensidad. Así se evita que el barniz pueda perder parte de su color.

En Lacados Valdivia somos expertos en madera y te ayudamos a conservar este material en las mejores condiciones, para que siempre brille como si fuera nuevo.