Una de las ventajas de comprar muebles de madera, es que puedes realizar barnizados y lacados en Tarancón, la ventaja de estas maderas son la calidad entre ellas: nogal, haya, roble, castaño…, son maderas nobles de gran dureza y resistencia. Sin embargo, eso no quita para que, con el uso y algún que otro accidente, puedan aparecer arañazos o rayas que afean su estado. Pero la gran ventaja de estas maderas frente a los muebles laminados es que, precisamente, este tipo de accidentes son de muy sencilla reparación.

Para hacer desaparecer, como si fuera magia, el arañazo, necesitas una nuez: extraes el fruto y lo frotas suavemente sobre la raspadura, a continuación, basta con pasar un paño y el arañazo habrá desaparecido. Si ves que la nuez no ha sido suficiente porque el raspón es algo más profundo, puedes emplear una pasta hecha con una mezcla de crema hidratante facial y un poco de café soluble para darle color. Se aplica sobre la zona rayada y se deja actuar durante toda la noche. Por la mañana retiras el exceso de pasta con un paño seco, pero lo que mejor suele funcionar es los barnizados y lacados en Tarancón para devolver a su estado original los muebles. 

A veces, en lugar de arañazos, descubres una pequeña abolladura que, aunque no rompe las fibras de la madera, ha creado una pequeña cavidad. Coloca un paño de algodón ligeramente húmedo y, a continuación pasa una plancha con una temperatura media. La humedad empapará la madera y recuperará su forma original.

Por lo general, cualquier daño sobre un mueble de madera natural, causado por un pequeño accidente, puede  arreglarse fácilmente. Manchas, rasponazos, arañazos… En la mayoría de los casos tú mismo puedes repararlos. Si no sabes bien cómo, ven a Lacados Valdivia y realizaremos el tratamiento o restauración que más le conviene y devolveremos la anterior vida a tu mueble.